09 octubre 2010

LA ESPAÑA INVIABLE


La España de 1978 se hunde irremisiblemente ahora que se han acabado 'las vacas gordas', que los españoles hemos dejado de ser los nuevos ricos de Europa, y que por tanto no podemos mantener un Estado elefantiásico de múltiples y duplicadas -y hasta triplicadas- administraciones. Entidades, instituciones y empresas privadas que han crecido exponencialmente y sin control, como una metástasis política sin precedentes, cáncer político provocado por un virus memético, la cultura del 'dinero público no es de nadie', que tan bien definiera una ministra de Zapatero.

La administración pública al comienzo de la democracia tenía menos de un millón de funcionarios y actualmente tiene más de tres millones. Esa es la esencia del drama. La España del siglo XXI no se sostiene porque no se puede mantener ya más un gobierno central con pocas competencias pero muchos cargos y gastos, 17 comunidades autónomas con muchísimos cargos y gastos, aunque algunas funciones se solapen con las del gobierno de la nación y/o con las entidades municipales, y más de ocho mil ayuntamientos con miles de cargos y gastos para administrar muchas veces de forma ineficiente o duplicada.

Hay un partido nacional emergente que ha lanzado como bandera política la necesidad de la regeneración democrática que acabe con el cáncer político-económico de la elefantiasis autonómica y municipal, muchas veces ligada al chantaje permanente que los partidos nacionalistas y los partidos regionales y locales ejercen al duopolio que gobierna España desde la Transición.

Se trata de la UPyD de Rosa Díez, que como único 'partido nacional realmente existente', vertebrador de la España en descomposición -económica y políticamente- por mor del PSOE confederalista y del PP regionalista, ambos sometidos al chantaje mafioso de los partidos nacionalistas para poder gobernar, hace que su emergencia sea un 'imperativo histórico'. Es necesario un partido bisagra nacional para acabar con la venta en almoneda de España como nación de ciudadanos iguales en derechos.

Es ese partido, corto en medios pero largo en valores ilustrados, el que hizo sonrojar a los grandes partidos nacionales, PSOE y PP, al demostrar cómo se podrían ahorrar 26.000 millones de euros frenando el caótico despilfarro autonómico.

Y es el que ahora acaba de presentar un segundo y sesudo estudio para minimizar y racionalizar las entidades municipales, logrando con ello otro ahorro impresionante: 22.000 millones de euros.

No sería necesario sacrificar a los pobres pensionistas, ni bloquear infraestructuras necesarias para el empleo y para el progreso de nuestro país. Pero eso sí, se requiere reformar desde la Constitución hasta la ley electoral pasando por el Poder Judicial y las administraciones públicas, una total regeneración democrática de esta España dinamitada por los mediocres políticos del PSOE y del PP que se han vendido a los chantajistas nacionalistas desde la Transición.

Únicamente racionalizando autonomías y municipios, España será un Estado viable. De lo contrario, ahora que ya se acabó la fiesta de nuevos ricos, sólo nos espera la descomposición política, económica y social.

2 comentarios:

Antonio Ricoy Riego dijo...

Nos encontramos ante el debate de los Presupuestos Generales del Estado. Lean ustedes los diarios, escuchen las emisoras, vean la televisión y saquen sus conclusiones. ¿Algún político ha mencionado la idea de coste de oportunidad? ¿Dónde la eficiencia? Es la política fundamentada en la propaganda y no en la razón.

Sedes, burocracia, fundaciones, laboratorios de ideas, equipos muy bien pagados para la elaboración de sus programas. Toda una ingente cantidad de recursos destinados a ¿qué? Pues a un sólo fin, mantenerse y ocupar el poder. ¿Dónde "al servicio de los ciudadanos"? ¿Dónde "la buena administración"?

Más en:

Puedo prometer y prometo - Propaganda y Política

Carlos Fernández Ocón dijo...

EXÁCTAMENTE, NI MAS NI MENOS